Buscar: en esta colección | en esta obra
Epistolario > Volumen 9 (Noviembre 1887 -... > Vol. 9 - carta 19

Datos del fragmento

Remitente MARCELINO MENÉNDEZ PELAYO Destinatario DÁMASO CALVET Fecha 19 noviembre 1887 Lugar Madrid

Texto

Volumen 9 - carta nº 19

De MARCELINO MENÉNDEZ PELAYO
A DÁMASO CALVET

Madrid, 19 noviembre 1887

Mi estimado amigo: He leído la parte publicada del poema Mallorca Cristiana, grandioso monumento que V. levanta al mayor rey de la confederación catalana-aragonesa, y á la más épica de sus hazañas. Fáltame tiempo para juzgar obra de tanto empeño, con la detención que ella merece. El asunto y el héroe son dignos de la epopeya, y el poeta no se ha mostrado inferior á su grandeza. La concepción es vasta: grande la riqueza de episodios: notable la variedad de recursos poéticos. Quizá esta misma amplitud y variedad dañe un tanto el plan general de la obra, abrumado por tantas riquezas accesorias. Pero mirados de por sí cada uno de los episodios, los hay de gran precio, y quizá se funde el mayor mérito de este poema, en la mezcla hábil y en el contraste artístico de recuerdos, tradiciones, consejas, supersticiones y leyendas pertenecientes á razas y civilizaciones distintas. Así, en la Mallorca Cristiana, aparecen fundidos el elemento oriental y la poesía de la Edad Media, los prestigios de la magia y de la teúrgia y las maravillas de la ciencia moderna. Ha puesto V. su espíritu cientifico al servicio de su riquísima vena poética, resultando de aquí una obra excepcional y verdaderamente nueva, quizá de orden demasiado compuesto, pero por lo mismo exenta, á pesar de sus extraordinarias dimensiones, de la monotonía inherente á los poemas de escuela clásica, sometidos á una regularidad demasiado extricta. Si de algo peca su poema de V., es de excesiva acumulación de riqueza. Como los cuadros pasan con tanta rapidez ante los ojos del lector y en la mayor parte de ellos hay verdadero derroche de imaginación creadora y de brillantez descriptiva, no llegan las principales figuras del poema á concentrar bastante el interés que, por el contrario, se desparrama en innumerables accesorios. ¡Dichoso defecto, sin embargo, al que nunca podrán llegar las medianías estériles ni los talentos faltos de jugo, cuanto sobrados de regularidad y discernimiento!

Es, pues, Mallorca Cristiana, una especie de cosmos poético, que abarca mucho más de lo que su título anuncia. V. que con tanto cariño ha trabajado en esta obra por espacio de tantos años, ha querido depositar en ella las más ricas intuiciones de su espíritu, cuanto ha estudiado y sentido. Podrá discutirse si todo esto cabía dentro de un poema consagrado á la Conquista de Mallorca, pero no dejará de reconocer el más severo que sólo un excelente é inspiradísimo poeta podía hacer tan vistoso alarde de su opulencia, encantando los ojos, los oídos y el pensamiento, dando asunto de meditación á los críticos, y de recreo á toda especie de lectores, y añadiendo una nueva joya poética á las muchas de que puede gloriarse en su actual renacimiento, la hermosa lengua catalana.

Felicita á V. por tan envidiable triunfo su amigo afectísimo Q. B. S. M.

M. Menéndez y Pelayo

 

Tomada de: CALVET, D.: Mallorca Cristiana , Barcelona 1887, vol. II, p. 669-670.

Notas